“Soy sordociego y subí al Mulhacén. La gente piensa: ‘Si él puede, yo también”

Islas Canarias | Servidis Informa



La vida de Javier García Pajares, de 28 años, y la de Sandra Timón, de 25, ha sido una carrera de superación constante. Si una discapacidad te cambia la vida, dejar de escuchar y de ver en la adolescencia se convierte en una gran piedra en el camino. "A los 12 años empecé a tener muchos problemas para oír y con 16 años dejé el instituto porque no me enteraba de nada y me aislé", afirma García Pajares. Timón dejó de ver y oír a los 12 y pasó por un período en el que no daba valor a nada de lo que hacía. "Cuando me empecé a dar cuenta de que tenía que estar orgullosa de lo que había conseguido, mi autoestima creció y fui capaz de superarme a mí misma", dice.


Ambos han sido reconocidos con un premio nacional de juventud, dotado con 2.000 euros, que otorga el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a personas de menores de 30 años. Él, en la categoría de deportes. Con mucho esfuerzo y ganas de superación, García Pajares se convirtió en el primer sordociego de Europa que se fue de Erasmus y se licenció en Derecho y ADE. Recuperó la confianza en sí mismo gracias al senderismo, que sigue practicando. Participa en rutas y graba vídeos de motivación para otros jóvenes sordociegos. Sandra Timón decidió estudiar Ingeniería del Software y ahora trabaja en Microsoft España. Se graduó con las mejores notas de su promoción y se convirtió en la primera persona con sordoceguera en incorporarse a la empresa, a la que llegó hace unos meses. 


Timón explica por teléfono que se ha sentido muy arropada por sus compañeros en su nuevo empleo, aunque ha experimentado algunas dificultades para adaptar sus herramientas de trabajo a sus necesidades. Su discapacidad empezó a aflorar cuando tenía 12 años, empezó a usar audífonos a los 15 y ahora ha vuelto a oír gracias a un implante coclear. Su pasión por la tecnología la llevó a decantarse por estudiar Ingeniería del Software en la Universidad Rey Juan Carlos. “Me he sentido muy respaldada por el centro. He tenido varios mediadores que me han ayudado a integrarme en el entorno y, también, el servicio de atención a personas con necesidades de la universidad ha puesto a mi alcance muchos recursos”, explica. Obtuvo el premio extraordinario de fin de carrera.


Fuente: El Pais


#GrupoServidis


2 vistas
  • Facebook - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • icon-business-gris
© 2019 Grupo Servidis
by MKG Soluciones. Todos los derechos reservados.